Castellano


POESIA i + 2020
Fundació Palau
Del 2 al 12 de julio

Campaña

Después de algunos meses confinados, comenzamos a recuperar el espacio público y las actividades al aire libre. En todo este tiempo hemos estado preparando esta edición tan especial del Poesia i +, la decimoquinta: desde el confinamiento, mirando a través de la ventana y esperando que pase la tempestad para volver a hacer aquellas cosas sencillas que hacíamos sin darle mucha importancia. Y leyendo. La poesía ha sido en estos momentos, más que nunca, un bálsamo, un paliativo, una compañera de viaje. Y nos ha ayudado a entender que debemos relacionarnos con la naturaleza desde otra posición.
La imagen de este año, pues, presenta la poesía como un bálsamo y también como una catarsis: evoca el arte y la cultura como un elemento transformador y de comunidad en un momento tan crítico. La poesía y su poder expandido en todas las artes nos inspira, nos transporta y, de algún modo, nos puede curar. Solo necesitamos volver la mirada hacia las cosas pequeñas, sencillas, al margen de una mirada superior o de dominio. La naturaleza nos acoge, como la poesía.
Frente a tanto ruido y tanta negatividad —y pensando en una normalidad que contamina y tensa nuestro entorno natural—, ponemos en valor un valor esencial de la poesía: la pausa y los silencios. Este festival rehúye los grandes formatos y la bulimia cultural, representa una coma entre tanta actividad frenética. Y una manera de ocupar los espacios del Maresme más amable, más frágil.
Queremos que, cada vez que alguien se tropiece con una pieza de comunicación del festival, encuentre cierto alivio, un golpe de positividad y, según el formato, una cualidad casi meditativa. No hay grandes palabras o eslóganes brillantes: solo un pedazo del Maresme que acoge el festival, un trozo de cielo, unas nubes o unas gotas de mar.
La imagen tiene diferentes soportes: carteles, la programación de la web —este año no podemos hacer programa impreso— y unos vídeos creados por Soon in Tokyo, Joaquín Urbina y Javi Tles. En diálogo con la imagen, en la Fundació Palau se podrá ver una serie de cuatro videopoemas de María José Llergo, que también ha cedido la música y la voz para el vídeo principal.